lunes, 13 de julio de 2015

Yo

Me dejaste vacía, me arrebataste todo lo que tenía en un mísero segundo, y sin avisar. Aunque sé, que lo único importante y valioso que tenía, eras tú.

Podrías haberte puesto un cartel luminoso con el fin de avisarme,de que más temprano que tarde, te ibas a cansar de mí y y de mi forma de quererte.

Te quería en el sentido más inocente de la palabra. Te quería para besarte, para abrazarte, y sobre todo, para hacerte feliz sabiendo que corría el riesgo de que fueses para toda la vida.

Y yo, que te he visto dormir  me he dado cuenta, de que jamás encontraré por ninguna parte del mundo, un paisaje tan bonito como el que tenía en aquellos instantes de mi vida frente a mis ojos.

Yo, que he dormido apoyada en tu pecho, sé que jamás volveré a encontrar un lugar con tanta paz.

Yo, que te he acariciado, sé que mis manos nunca volverán a hacer un recorrido tan eclipsante como el que hicieron por tu piel.

Yo, que he besado tu cuello, sé que no volveré a encontrar mejor sitio en el que esconderme.

Yo, que miré tus ojos y me vi reflejada en ellos, supe que serían el mejor espejo del mundo.

Yo, que te he visto reír, sé que en ninguna otra persona, encontraré una carcajada tan viva y fascinante como la tuya.




miércoles, 1 de julio de 2015

Querido abuelo III

Querido abuelo:

He vivido muchas cosas desde la última carta que te escribí hace un año, cosas en las que ojalá tú hubieses estado a mi lado, en unas ocasiones para ofrecerme unos brazos en los que llorar hasta cansarme y poder aconsejarme en esos momentos en los que me he sentido tan perdida, y en otras, para sonreír y reír juntos.

He vivido mi primer amor, y también, mi primer desamor, y ojalá hubieses estado a mi lado en esos momentos tan bonitos para poder darle el visto bueno y haber visto lo feliz que fui y en esos otros momentos tan dolorosos para abrazarme y no soltarme, y para acariciarme la mejilla tratando de tranquilizarme.

He acabado mi etapa en el instituto y voy a entrar a la universidad, y qué pena que no pudieses estar junto a la abuela, mis padres y hermana, el día de mi graduación, para verme levantar el diploma, y unos meses después, poder llamaros a ti y a la abuela y deciros: "Abuelos, que ya he cumplido mi sueño, ya soy universitaria".

Sé que en este instante te sentirías tan orgulloso de mí por todo lo que he conseguido y por lo lejos que he llegado... pero por desgracia, te fuiste pronto, muy pronto, exactamente, hoy, 2 de Julio, hace 7 años desde que empezó este vacío, desde que tuve que empezar a aprender a vivir sin uno de mis apoyos incondicionales, tú. Sí, ese eras tú, el que alegraba mis días con su increíble voz, el que alegraba mis comidas con su siesta con la taza de café debajo de su cara a centímetros de caerse encima de ella, el que me hizo creer en el amor al ver lo que sentíais tú y la abuela, el uno por el otro, fue, es y será para siempre.

Abuelo, te echo tanto, pero tanto de menos que tu ausencia muchas veces se vuelve insoportable. Te quiero, y mi amor por ti, también será para siempre. Espero y deseo, que desde allí arriba puedas ver todo lo que hago diariamente por todos vosotros.


sábado, 28 de marzo de 2015

Echo de menos todo contigo.

Esta noche los recuerdos me están jugando una mala pasada... Cuando pienso que estoy mejorando, pasa algo que me hace darme cuenta de que estoy en el mismo sitio donde estaba hace exactamente tres meses. Me doy cuenta de que sigo enamorada de ti como el primer día y que cada vez que me acerco a ti mi corazón se acelera mientras mi respiración le acompaña y yo, yo no puedo pensar con claridad. En el momento en el que te tengo cerca, no puedo dejar de mirarte la boca sin desear besarla, porque joder, esa boca, es la más perfecta que he visto en mis 17 años de vida y tus ojos marrones, Dios, unos ojos marrones nunca me habían enloquecido tanto.

Cada vez que te veo, me apetece abrazarte y susurrarte que aunque tu ya no, yo sigo enamorada de ti y me tendrás a tu lado pase lo que pase porque no me puedo imaginar un mundo sin tu sonrisa.

Echo de menos todo contigo, echo de menos los buenos días y las buenas noches, echo de menos que me llames para levantarme de la siesta y que lo primero que escucho sea tu voz diciendo "despierta dormilona", echo de menos verte todas las mañanas en el instituto y darte un beso de buenos días. Bueno... en verdad... echo de menos el beso de buenos días, el del almuerzo, el de entre clase y clase, el beso de medio día, el beso de antes de la siesta, el de después, el de antes de cenar y el de buenas noches. Echo de menos cruzar el puente con el objetivo de verte. Te echo de menos y aunque sé que a ti no, mi vida desde que me dejaste ha perdido el sentido que había cobrado gracias a ti.

Siempre, siempre agradeceré, mejor dicho, siempre te agradeceré que hayas sido tú quien me haya enseñado el significado de la felicidad, el significado de desear, y sobre todo, el significado de amar.


lunes, 23 de marzo de 2015

¡¡Hola chicos!! Bueno, he participado en un casting y necesito vuestra ayuda para conseguir votos, ¿podréis ayudarme? 

Come vote for my #amoramorcasting profile http://es.amoramorcasting.com/user/57330?share_token=YXplcnR5LTU3MzMw 

Gracias!! <3

domingo, 8 de marzo de 2015

Hey, hola

¡Hey, hola! Bueno, te envío este audio para preguntarte, como se suele decir, si te apetece quedar y tomar un café conmigo, pero dado que yo bebo agua y tú bebes cerveza, esta proposición no es posible. Entonces es, si te apetece quedar y dar una vuelta juntos, sí, como hacíamos antes. Porqué te preguntarás, simplemente es porque me apetece saber de ti, y la verdad es que ver tu increíble sonrisa de nuevo, no me vendría nada mal, aunque... esto creo que tal vez no debería habértelo dicho, así que haz como si no hubiese pronunciado estas palabras.
Y bueno, la segunda cosa que te quiero decir es, que te echo un poco de menos. Te echo un poco de menos, ahora, porque en otros momentos tu ausencia es una maldita pesadilla. Y a veces me da por recordar todos los momentos que hemos vividos juntos, mientras miro nuestra foto que tengo pegada debajo de mi estantería y sonrío recordando lo feliz que me has hecho, pero otras veces,acabo llorando al darme cuenta de que esa felicidad hace casi tres meses que ya no está conmigo. Sí, ya han pasado casi tres meses desde la última vez que te besé sin saber que iba ser la última, porque si lo hubiese sabido ese beso no hubiese acabado nunca. 

Bueno, tengo que cortar ya porque tengo que entrar a clase y... creo que ya te he molestado mucho de buena mañana. Ah, y una última cosa: te quiamo.


domingo, 1 de marzo de 2015

Sígueme la corriente.

-Dentro de cuatro días he quedado con tu tío Tito para regresar juntos a Puerto Rico-
+¿Por qué te vas tan pronto? Sabes que conmigo puedes quedarte el tiempo que quieras.
-Lo sé hijo, lo sé.
+¿Entonces?
Anselmo sonrió, y, con gesto pícaro, murmuró:
-Hijo, no quiero molestar.
+No molestas, papá, ¡no digas tonterías!
-Anoche te oí con esa mujer que tenías en tu habitación - contestó el hombre, sonriendo y bajando la voz-, y por vuestras voces, gritos  jadeos, parece que lo debisteis de pasar bien. Y no es que te lo eche en cara, es sólo que me incomoda oír a mi hijo en semejante actitud.
+Papáaaaaaaaa - rió Tony.
-Por cierto, esta mañana he coincidido con ella en la cocina y he podido ver sus encantos en vivo y en directo, antes de que se asustara ante mi gruñido oscuro y siniestro y saliera corriendo despavorida.
+Lo siento, papá - respondió él, sonriendo y poniendo los ojos en blanco al imaginar la escena.
Anselmo le dio un golpe en el hombro y replicó:
-No lo sientas, hombre, si la joven estaba muy bien ¡Vaya pechos más monos tenía! Aún así, ese tipo de mujer tan descarada a mí no me...
+No, papá. Cierra la boca - dijo Tony, tocando sin darse cuenta la llave que su madre le había entregado, junto a todos sus hermanos, y que llevaba colgada en el llavero del coche-. No empieces con eso.
Anselmo negó con la cabeza. La soltería la veía bien, pero quería que Tony fundara su propia familia, como había hecho Dylan y añadió:
-Vamos a ver, hijo, tú eres una persona muy familiar, como Dylan y deberías crear una familia. Ya vas teniendo una edad y, el día que seas padre, vas a parecer el abuelo del niño.
+Papáaaaaaaaaa...
Encantado porque Tony nunca se enfadaba cuando sacaba ese tema, Anselmo insistió:
-Si fueras como el descerebrado de Omar, no te animaría a buscar a tu mujer ideal. Pero muchacho, tú no eres así. Yo sé que no eres así.
Dispuesto a eludir el tema, Tony dijo:
+Papa, no te enfades, pero tal y como estoy vivo muy bien. Tengo lo...
-Lo sé. Sé que tienes lo que quieres, y mujeres dispuestas a acostarse contigo, todas las del mundo - lo cortó Anselmo-. Pero créeme, el tiempo pasará y un día te darás cuenta de que lo importante en la vida es el amor verdadero. El resto te aseguro que quedará en un segundo o quinto lugar, porque sentirse especial para alguien es lo mejor que hay en el mundo. Y yo sé que ahí fuera está esa mujer que puede hacerte perder la cabeza como a mí me la hizo perder tu madre, o a Dylan Yanira. Sólo tienes que mirar a tu alrededor y estoy seguro de que la encontrarás.

sábado, 28 de febrero de 2015

Te fuiste.

Te fuiste de mi vida sin importarte lo más mínimo cómo iba a estar yo sin ti. Te fuiste sin importarte si alguna vez más iba a necesitarte conmigo, a mi lado, abrazándome. Te fuiste sin importarte las consecuencias que yo iba a tener que asumir debido a tu marcha.
Y desde ese momento, cada día te necesito más que el anterior porque cada día que pasa, tu ausencia pesa más, porque tú me ayudabas a ser feliz y me ayudabas también a aguantar mis problemas y no hundirme, porque en vez de caer sólo en mí, caían en ti y en mí. Y ahora que tú no estás, tengo la responsabilidad de ser feliz por mi misma y de superar yo sola mis problemas. Pero es que estos últimos días, me he dado cuenta de que sin ti últimamente no puedo, porque ya no tengo tu hombro sobre el que llorar hasta no poder más, ya no tengo tus manos para que me limpien las lágrimas y me sujeten antes de cada caída y tampoco te tengo a ti para que te tumbes a mi lado si ves que no has podido cogerme.
Desde que te fuiste, mi habitación, mis manos, mis abrazos, mis oídos, mi voz, mis besos, mi corazón y mi vida se sienten vacíos.

sábado, 14 de febrero de 2015

El amor es la fuerza que mueve el mundo.

El amor es un sentimiento que cambia a personas, que mueve el mundo y cuando lo sientes, te consideras la persona más afortunada del planeta. Y no es algo que se tenga que demostrar un día al año y porque lo marca la sociedad, sino que es algo que se tiene que demostrar día a día, minuto a minuto, segundo a segundo, porque con un beso de amor demuestras más que comprando la joya más cara del mercado, porque amar significa estar al lado de tu pareja en las buenas y sobre todo, en las malas, significa hacerla feliz todos los días que estéis juntos, te cueste lo que te cueste, porque esa persona es tu prioridad, amar significa darle todo lo que tienes y que no te importe nada en absoluto.

El amor es lo más bonito de este mundo, y puede que también, sea el sentimiento más doloroso. Pero tal vez, merezca la pena ese horrible dolor por esos momentos íncreibles que pasas al lado de la persona de la que estás enamorada. Aunque después, estar sin esa persona, sea como estar al borde de un precipicio.

martes, 10 de febrero de 2015

Sergio Carrión

Sólo quiero que aquel a quien quieras, sepa quererte como debiera hacerlo. Que el que te quiera sepa que te está robando del futuro de otros, del mío, si lo pienso me resulta triste. Pero ante todo quiero que seas feliz, qué voy a decirte, aunque no sea yo quien domine tu sonrisa, quién sepa cuándo o cómo formarla en tu boca. No es tan importante como que sonrías, y sea por él, y a mí tu felicidad no me eche de menos. Es duro dejar ir a alguien cuando durante mucho tiempo te hiciste para recibirla, como si tus brazos y todo tu cuerpo, se hubiesen ido haciendo a la forma de su tacto. Como una playa a su mar, como un otoño al viento, o un cielo para el que desea escapar. Eso es lo importante, que no vuelvas a llorar, que al hablarte de la soledad no puedas recordarla, que si tienes frío vaya alguien y te lo quite antes de que se te meta en el cuerpo, y llegue hasta el corazón y se quede allí. También quiero que cuando quieras, recuerdes que estás dejando de querer a otros así, a mí, si lo pienso me resulta triste.

martes, 3 de febrero de 2015

No sé qué es peor, que tú ya no estés o que me he dado cuenta de que hiciste bien alejándote de mí, porque tú ya no eras mi tú, cada vez me hacías menos bien y más mal, porque por desgracia, dejé de ser tu todo para pasar a ser tu nada. Que triste, eh, que después de tantos momentos vividos juntos, ya no quede nada entre nosotros, que después de comernos a besos, ahora, tener que darte dos besos me sabe a muy poco, que después de rozar cada centímetro de tu cuerpo, ahora, verte y no poder tocarte es como estar en el infierno. Porque echo de menos a quien eras tú conmigo y también echo de menos a quien me hacías ser, porque tú sacabas lo mejor de mí durante todos los segundos que pasábamos juntos, me evadías del mundo exterior, de mis problemas, y tan sólo me centraba en ti, en mí, en nosotros, en ese nosotros que ahora ya no existe.

martes, 20 de enero de 2015

Por muy lejos que te vayas, por mucho que te separes de mí, siempre volveré a por ti.

Sinceramente no sé muy bien por donde empezar a contar todos mis sentimientos. Creo, que tendría que empezar diciendo que llevo 40 días, 6 horas y 30 minutos sin ti. Desde ese 11 de Diciembre a las 17:00 en el que decidiste alejarte de mi vida y separar nuestros caminos he sentido un vacío enorme dentro de mí, he sentido ya no sólo un dolor emocional sino un dolor que llega a ser físico, que me ahoga y me duele como si me estuviesen arrancando el corazón. Desde hace 40 días, cada noche me despierto por culpa de mis pesadillas que me recuerdan que tú ya no estás a mi lado para hacerme feliz como lo has hecho desde el día en que nos conocimos. Desde hace 40 días, mis días son nublados y lluviosos porque tú eras el sol que me iluminaba todos y cada uno de ellos, y conforme te ibas alejando de mí ese once de diciembre, el cielo se iba volviendo cada vez más gris. Desde hace 40 días me pregunto cuándo se torció todo y porqué ocurrió, también me pregunto en qué momento te diste cuenta de que ya no me necesitabas, de que eras feliz sin hablar conmigo cada segundo del día cuando meses antes eso te resultaba imposible. Desde hace 40 días, tengo la sensación de que cada día que pasa dura tres otoños. No he guardado nada de lo que tenía en mi habitación antes de que decidieses alejarte de mí, porque hacer eso, significa guardar lo poco que me sigue uniendo a ti, porque lo siento, pero aunque yo no lo sea para ti, tú para mí eres el amor de mi vida. Desde que no estás, no tengo sueño, ni sueños. Desde que no estás no tengo verbo tener; no tengo verbo, ni conjugo en presente perfecto.

Hoy, 20 de Enero de 2015, hace 365 días que empezó esta historia de amor tan bonita que no tendría que haber acabado. Hace un año que empecé a soñar con la realidad, con nuestra realidad, a sentir qué era estar enamorada, porque lo reconozco, me enamoré locamente de ti. Tú has sido el único chico capaz de hacerme sentir en las nubes cuando ni siquiera levantaba los pies del suelo. Cada día a tu lado era un día nuevo, único e irrepetible. Contigo fui la chica más feliz del mundo, y quiero volver a serlo alguna vez, pero ahora mismo, me molesta pensar que otro chico puede hacerme feliz, porque el único chico que quiero que siga estando a mi lado eres tú. A mi no me hizo falta perderte para saber que te quería conmigo durante todos los amaneceres del resto de mis días, te trataba como si el sol naciese y se pusiese contigo, porque desde el momento en el que me besaste y vi tu sonrisa después de ese magnifico instante, me di cuenta de que no me importaría ver esos labios durante 80 años más, porque justo en el segundo en que los vi tan de cerca, fui más feliz que en los 16 años que llevaba vividos, pero yo tampoco tenía mucho que ofrecerte, así que decidí dedicar cada latido de mi corazón a ti.

Honestamente, la primera vez que te vi, no sabía que ibas a ser una persona tan importante para mí. Y a día de hoy, vaya, vuelvo a reconocer que sigo enamorada de ti, porque cada centímetro tuyo es perfecto, de arriba abajo, de abajo arriba, de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, lo mires como lo mires, eres perfecto al fin y al cabo. Sé que tú serías la única persona por la que daría la vuelta al mundo para abrazarte por la espalda, que tú eres mi talón de Aquiles, mi punto débil, la cornisa más bonita a la que me he aferrado, la mejor decisión de mi vida, y de todas mis casualidades tú eres la más bonita, el disparo más certero, y de todos, el "te quiero" más sincero, 

No quiero dejar de columpiarme. 

domingo, 11 de enero de 2015

Me despierto y mi mano busca a tientas tu espalda para perderse en esas constelaciones llamadas lunares pero cuando llego al otro lado de la cama solo encuentro el polo norte y me congelo. Así cada puta noche de mi vida desde que no estás. Parece que no dejo de tener pesadillas; en algunas te tengo y en otras te voy perdiendo, no sé que es peor; si soñar que te tengo y despertar y ver que no estás o, soñar que te estoy perdiendo y haberte el perdido al despertar, otra vez. Muchas veces me despierto entre lágrimas y mi corazón no me deja parar, cómo que le gusta hacerse daño si así parece que le tenga un poquito más cerca. Y hoy, otra noche más, me quedo tumbada en la cama mirando fijamente a ese hueco vacío mientras un par de lágrimas empiezan a escaparse porque ya no pueden más, necesitan salir, huir, irse. Y ojalá yo pudiese hacer lo mismo pero, en vez de eso, me quedo otra noche recordando lo que no voy a tener y ya echo de menos. Ya ni siquiera noto su olor en mi almohada y joder, cómo me jode saber que ese olor se está perdiendo entre otras sábanas que no valorarán lo que él puede llegar a ser. A estas horas, si él estuviese aquí  ya me estaría despertando de nuevo por culpa de sus ganas de mi o, lo intentaría y yo le mandaría a la mierda y él empezaría a reírse. Esa risa, hostia, esa puta risa superaba a ese poder que dicen que tiene el canto de las sirenas. Él reía y ya me tenía. Y ahora no me hace falta ni escucharle ni reír para que me siga teniendo porque pase el tiempo que pase, aquí estaré, siendo suya como lo fui desde el primer instante en el que decidí perderme con él. Ahora sigo perdida, la única diferencia es que él no está aquí para salvarme y acabar perdiéndose conmigo. Cosas de la vida, supongo. Son cosas que me amargan la existencia, el no saber qué será de él, si estará siendo feliz, si ya tiene a otra chica, si la quiere, si ella le quiere, si le cuida...tantas dudas que hacen que me duela algo aquí dentro en el pecho, no sé lo que es pero duele, buah, un tipo de dolor que no te puedes ni imaginar. Y entre tanto dolor me doy cuenta de que hoy ha sido uno de esos días en los que no podía más, que no veía la salida a ésta mierda sin él, sentía cómo que me faltaba el aire y caía bien abajo y, ésta vez, no había ninguna mano que me ayudase a levantarme. Y entonces me he dado cuenta de que quizás debería aprender a levantarme sola, por mi propio pie; levantar una suela del zapato, luego la otra y una vez que consiga ponerme en pie, mantenerme pero, no sé cómo se hace. Siempre he necesitado a alguien o, mejor dicho a él, que me dé ese pequeño empujón y a veces deberíamos aprender a darlos por nosotros mismos pero...¿y si no podemos? ¿y si no sabemos? ¿y si no queremos que sea solos? ¿y si...? Hay tantos y sí que nos han jodido la vida, que nos han mantenido en vela durante muchísimas noches; ¿y si todo me saliese mejor? ¿y si él estuviese aquí? ¿y si yo fuese mejor se habría quedado? ¿y si sale mal o y si sale bien? Y sís que te joden la existencia, no sé, y hoy me ha dado por pensar en el '¿y si puedo yo sola?' Pero no soy capaz de levantarme y seguir ahí en pie, cómo que parece que a la mínima va a venir algún recuerdo que va a hundirme y ya perderé las pocas fuerzas que me quedan para siempre.

Y seguramente muchos de vosotros os habréis sentido así, yo es que no le encuentro el sentido ni a continuar ni a reír, no le encuentro el sentido a nada. Parece que hoy las cosas me van bien pero mañana volveré a estar hundida en toda esta mierda y siento que se me acumulan las cosas; noto que el vaso ya está desbordándose, no es que esté lleno sino que el agua ya cae y yo fingo que no cae. Fingo que no duele, que no importa pero como muchos sabréis, no suele ser así. Aunque digamos que no pasa nada, que somos fuertes, yo soy la primera que a la mínima llego a mi habitación, cierro la puerta y me pongo la peor canción que fíjate tú que casualidad, me recuerda a él y, le lloro al mundo por hijo de puta él o por gilipollas yo. Lloro por pensar que no puedo y por hundirme. Y es que muchos de vosotros pensaréis que me gusta estar ahí abajo cuando desearía estar ahí arriba con todas mis fuerzas y si pudiese ser, de su mano, pero eso ya es mucho pedir; no hay que soñar tanto. No tenga esa suerte de tenerle ni tampoco de tenerme. Y últimamente parece que me pierdo o que ya llevo tiempo perdida y que no sé cómo continuar, no sé decir 'basta' y entre tanto me dedico a fingir que puedo con todo, cómo que no me duele pero, joder, no hay nada que esconda este dolor del sentir que no eres suficiente ni para nadie ni para nada, el ver que nunca llegarás allí donde tu quieres o sentir que todo te sale mal, que le has perdido y, en noches como la de hoy, me he despertado y me he parado a pensar en el que qué hago aquí y siento que no le encuentro ni el sentido al por qué existo. Ésta noche me he quedado sin fuerzas incluso para reír y eso es muy triste; es triste el no tener ni fuerzas para una simple sonrisa pero es que últimamente corren unos tiempos en los que la gente que tiene el poder de hacerte sonreír en unos segundos, se va. Y yo ya he perdido la práctica de hacerme reír por mi sola, no me sale. Me miro frente al espejo, intento sonreír pero solo me sale una mueca, ni siquiera sirvo para eso. Aún así podría tirarme un buen rato frente al espejo, mirándome y acabaría llorando otra vez esperando a que todo mejorase pero ¿y si no mejora? ¿y si se queda así para siempre? ¿y si él ya no vuelve? Ya están de nuevo esos y sís jodiendo como siempre pero, no sé, ¿y si mandamos todo a la mierda y somos felices? Ese y sí suena mejor, ¿no creéis? Y eso es lo que estoy intentando esta noche, mandar a la mierda todo lo que él me ha dado, que no me duela ni me importe nada. Intento continuar yo sola y levantarme aún sabiendo que antes era mucho más fácil porque él me esperaba con los brazos abiertos pero, chicos, solo quiero alzar la vista y mirar hacia detrás y estar orgullosa de hasta donde he llegado yo sola. Y ahora, solo miro hacia detrás y lo veo a él, veo que no está, que le echo de menos, que me puede el no tenerle y eso no es lo que quiero. Me gustaría poder darme la vuelta en la cama y en vez de llorarle al hueco vacío, sonreírle por haberme mantenido fuerte aún sin tenerle pero hoy no me sale. Hoy me giro en la cama buscando a tientas su espalda para encontrar las cordenadas para salir de ésta mierda pero no las encuentro, no tengo el camino para seguir, para ser feliz. Y parece que hasta que no vuelva no lo tendré y, como todos sabemos, no va a volver. Así que, mañana, me despertaré, pondré primero un pie en el suelo, luego el otro y cogeré impulso para levantarme y una vez ahí, me mantendré yo sola. Vine a la vida sin él, podré irme sin tenerle o, al menos de eso estoy intentando convencerme. No le necesito, puedo yo sola y ésta vez quiero demostrarle al mundo y a mi misma -e incluso a un cabrón como él- que no hay hijo de puta ni razón suficiente que me hunda en toda esta mierda y que si no encuentro el camino ni la salida para salir, lo haré yo; que a mi fuerzas nunca me faltan.

http://perd0nporquererte.blogspot.com.es/2015/01/no-hay-hijos-de-puta-suficientes-que.html

Vídeos

Loading...