lunes, 29 de septiembre de 2014

Quiero.

Quiero seguir teniendo tus besos todos y cada uno de mis días.
Quiero seguir viéndote aparecer por la puerta todas las mañanas.
Quiero ir siempre de tu mano, porque así, el mundo me parece más bonito.
Quiero que me sigas abrazando y evadiéndome de los problemas.
Quiero que sigas sacando la niña pequeña que llevo dentro.
Quiero seguir jugando siempre que voy a tu casa. 
Quiero seguir siendo el motivo de tu felicidad y que tú seas el motivo de la mía.
Quiero que me sigas haciendo la merienda siempre que voy a tu casa.
Quiero oír como tocas la guitarra.
Quiero que me sigas queriendo, quiero seguir queriéndote.
Quiero que te quedes a mi lado en las buenas y en las malas todavía más.
Quiero crear un futuro a tu lado.
Quiero dentro de unos años, poder abrir los ojos y verte ahí, a mi lado abrazándome.
Quiero despertarme sabiendo que he estado toda la noche entre tus brazos.
Quiero que tú y yo no seamos tú y yo por separado, sino nosotros.

martes, 16 de septiembre de 2014

Aquello era un mar. No, un océano. Lo importante no es tanto que ella me quisiera, si no más bien que mientras yo la quise me sentí pájaro. Es curioso vivir de esa forma. El mundo seguía siendo enorme, pero ya apenas importaba. Hay cosas dentro de cada uno que pueden hacernos más grandes que lo de afuera. Y así me sentía yo: inmenso. Tan inmenso que, si ella me lo hubiese pedido, podría haber conquistado todas las galaxias del universo. Sé que parece imposible, pero así me sentía yo. Y cuando alguien siente algo así, todo lo demás no tiene mucho sentido. - Sergio Carrión.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Con varias sonrisas de más.

No sé que será de mí el día que decidas marcharte, tampoco quiero imaginármelo. Sé que todas esas sonrisas, sensaciones, colores y recuerdos perderán brillo poco a poco hasta apagarse por completo. Para definirlo mejor todo me llena más a tu lado, los momentos, el dolor en el estómago de tanto reír... el mundo de tu mano me parece un lugar más bonito.
Me empeño en mantener los pies en el suelo cuando estando contigo mis alas vuelan solas, firmes, guiadas por tu voz, sigo tus pasos y sabes que estoy a ciegas contigo, que donde tú pises yo piso, que con todo lo pequeña que soy nada me da más fuerza para callar a todos mis demonios que tú.
Ese coraje, ese valor, esa chispa en mis ojos que se puede ver a kilómetros de aquí y que sólo tú enciendes y entiendes, porque sí, me entiendes incluso cuando ni yo misma lo hago, me aguantas hasta los días en los cuales nada es más difícil que hacerme ver lo bueno de las cosas.
Gracias por el cariño, por la paciencia,por no juzgar nunca y tratar de entenderme, por abrirme los ojos cuando es necesario y parar uno tras otro los golpes. Eres mi ibuprofeno, mi música constante y mis ganas de querer avanzar, eres todos esos abrazos que tantas veces han frenado una caída.
Simplemente eres tú, soy yo, tan diferentes como una ideología y tan iguales como dos gotas de lluvia. No sé porqué llegaste y tampoco sé con certeza porqué te irás, pero sí que sé que de todas mis casualidades tú eres la más bonita, el disparo más certero, mi arma mejor guardada, y de todos, el "te quiero" más sincero.


Marta Millet. 

Vídeos

Loading...